El monumento a Washington es un obelisco histórico que fue construido para rendir homenaje a primer presidente de los Estados Unidos George Washington. Esta obra artística se encuentra localizada en el Distrito de Columbia en Washington D.C.

El obelisco se impone sobre el centro de estanque de aguas apacibles, constituyendo un escenario simbólico para la ciudad de Washington.

El monolito es considerado un símbolo para la ciudad y el país.  El monumento tiene una altura de aproximadamente 170 metros y es obelisco en piedra más alta del mundo. Los materiales usados son el mármol, granito y piedra arenisca. Estos se pueden diferenciar a cincuenta metros de altura.

El diseño fue elaborado por el arquitecto Robert Mills y la construcción del obelisco finalizó en 1884.

Si bien la construcción del obelisco empezó en 1838, transcurrieron cuatro décadas y media, se supone que el atraso fue por la escasez de recursos económicos.

Historia del Monumento a Washington

Luego del fallecimiento del primer presidente de los Estados Unidos de América, George Washington, el congreso del país debatió la idea sobre la construcción de un monumento.

La idea era honrar la memoria de uno de los próceres más resaltantes de la patria Americana, y un personaje muy estimado por los estadounidenses.

La razón principal de la construcción del monumento es porque fue uno de los pilares más importantes para lograr la independencia del yugo británico.

Aún con vida George Washington, en el congreso estaba activa la idea de esculpir una escultura del presidente montado a caballo.  Donde se localizaría en el lugar donde se fuese a erigir la sede del poder legislativo.

En la hipotética obra ecuestre debía llevar la inscripción que describa la alta relevancia del presidente como oficial del ejército en los movimientos independentistas. Así como su entrega por la libertad y su labor por defender la soberanía nacional ante injerencias extranjeras.

George Washington ha sido venerado por el pueblo estadounidense a lo largo de su vida y después de su defunción. Muchas personas sentían la necesidad de construir un monumento para recordar sus logros, mientras que todavía vivía, pero él expresó su negativa.

En el año 1848, dio inició la construcción del monumento a Washington. Esta construcción fue diseñada por el arquitecto Robert Mills. La construcción del monumento fue interrumpida en varias ocasiones, entre ellas la falta de financiamiento y por la Guerra de Secesión. Finalmente, la obra terminó en 1884, pero no fue abierta al público cuatro años después.

Después de la inauguración

Actualmente, es la edificación más alta de Washington D.C. Según la gente cree que los edificios no deben ser más altos que el Monumento Washington. Aunque solo se queda en sabiduría popular, dado que en la ley no se menciona este monumento.

Los obeliscos de la era antigua no superaban las alturas mayores de 30 metros. Convirtiéndose este monumento estadounidense en una obra mucho más alta de los que se encuentran en capitales europeas y Egipto. El monumento está inscrito en el Registro Nacional de Lugares Históricos desde el 15 de octubre de 1966.

En diciembre de 1982, en plena Guerra Fría, el monumento fue tomado durante 10 horas por Norman Mayer, que manifestaba en contra de las armas nucleares.

Mayer decía tener artefactos explosivos dentro de una furgoneta estacionada junto al monumento. En ese momento, se encontraban 8 turistas en el monumento, pero pudieron ser liberados.

La Policía de Parques de los Estados Unidos abrió fuego contra la integridad física de Mayer, quién resultó abatido. Finalmente, el monumento quedó intacto y se dio a conocer que Mayer no traía consigo ningún artefacto explosivo.

En septiembre de 2004, se ejecutó un proyecto vinculado a ofrecer mejoras de iluminación en el exterior del monumento.

El 4 de Julio de 2005 se concluyó el proyecto destinado para la mejora de la seguridad alrededor del monumento. La mejora incluyó una serie de muretes circulares concéntricos con una altura de 0,76 mts, diseñados para conceder la circulación de peatones o ciclistas, pero impedir la movilización de vehículos.

Diseño del Monumento a Washington

Monumento a Washington

Una vez que se cumplieron los cien años del nacimiento de George Washington, se lleva a cabo la idea de construir un monumento en su honor. Para 1833 se conforma “La Sociedad del Monumento a Washington”, que se encontraba conformada por ciudadanos. Las financiaciones para iniciar la obra se conseguirían por medio de donaciones públicas.

Cuando la asociación logró recaudar alrededor de 28.000 $ para realizar la obra del monumento de Washington, publicaron un concurso para elaborar el diseño.

La pauta que debían seguir los concursantes en el diseño del Monumento a Washington eran las siguientes:

  • Mostrar o Expresar honra y respeto a George Washington. El monumento tenía que estar en sintonía con el agradecimiento de la sociedad estadounidense por el patriotismo y autodeterminación de tan admirado personaje.
  • El diseño del monumento tiene que representar paz y una moderada elegancia.
  • Tiene que verse proporcional, pero además tiene que estar a la altura del orgullo patrio. También tiene que generar una imagen hermosa, debido a que tiene que inducir al espectador de admirar el monumento.
  • Los materiales usados en el diseño tienen que ser autóctonos, ya sea de la ciudad o de los diferentes estados del país. Materiales de construcción como el mármol o el granito. Además, sentirse satisfechos de haber apoyado en la construcción del monumento a Washington.

La persona que ganó el concurso y se encargó de su diseño fue el famoso arquitecto americano Robert Mills. Este cumplía con todos los estándares de diseño y representatividad patriótica.

Construcción del Monumento a Washington

Monumento a Washington diseño

Las excavaciones de los primeros cimientos para la realización del Monumento a Washington dieron inicio en la primavera del año 1848. La primera piedra fue colocada el 4 de julio, bajo una ceremonia llevada a cabo por los masones. A esta fraternidad mundial formaba parte George Washington.

Las construcciones se extendieron hasta el año 1854, cuando se terminaron las donaciones. Un año después, los representantes del congreso acordaron donar $200.000 para reactivar los trabajos. Al final cambiaron de parecer antes de gastarse todos los fondos financieros.

La falta de financiamiento se produjo por la adopción de nuevas políticas de la Sociedad en 1849. Tiempo después, gracias a la petición de la gente del estado de Alabama, se acordó que los demás estados y territorios del país hicieran donaciones de materiales.  Que pudieran contener piedras conmemorativas que encajarán conformando una hipotética edificación.

Los miembros de la Sociedad pensaban que gracias a esta práctica motivaría a los ciudadanos y que se sintieran parte de la construcción de la obra. Además, que se reducirían los gastos del estado al no comprar piedras.

Bloques de mármol, de granito y piedra arenisca llegaban provenientes de Maryland dotando de recursos de construcción a la obra. Algunas tribus aborígenes estadounidenses, organizaciones de carácter profesional, sociedades, negocios y países donaron bloques de piedra de todos los tamaños.

Cabe destacar que muchas piedras traían escritas algunas inscripciones irrelevantes para el monumento. De hecho, una de las piedras conmemorativas fue culpable de paralizar la dotación de recursos del congreso y con ello la interrupción de la construcción del monumento.

Paralización del Monumento a Washington

Monumento a Washington diseño

A principios de la década de 1850, el papa Pío IX realizó la donación de un bloque de mármol. En marzo de 1854, miembros pertenecientes al partido estadounidense activista contra el catolicismo (KnowNothings) hurtaron la piedra donada por el papa en modo de protesta.

De acuerdo a algunas versiones la lanzaron al río Potomac. Incluso los KnowNothings efectuaron una elección de índole engañosa, con el objetivo de tener representación y poder en la Sociedad.

El Congreso dejó de enviar la contribución por un importe de 200.000 dólares, de forma inmediata. Los KnowNothings tomaron el control de la Sociedad sin ningún basamento, hasta el año 1858.

Posteriormente, gracias al poder de los KnowNothings agregaron 13 niveles de albañilería al Monumento. Estos fueron de tan mala calidad que tuvieron que abandonar sus labores en la obra.

Incapaces de suministrar dinero suficiente para terminar el monumento, bajo su influencia popular, los KnowNothings se rindieron y le devolvieron el poder a la antigua Sociedad.

La interrupción en la obra se extendió hasta después de la Guerra de Secesión. El interés por finalizar el monumento tomó más fuerza tras el fin de la Guerra de Secesión. Los ingenieros evaluaron en varias oportunidades los cimientos para cerciorarse de que aún fuesen resistentes.

Análisis de los nuevos diseños para el monumento a Washington

En el año de 1876, durante el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, los representantes del Congreso autorizaron la donación de 200.000 dólares más. La finalidad era poder continuar con la construcción.

Antes de comenzar nuevamente las labores en materia de construcción, surgieron críticas en cuanto a su diseño inapropiado. Algunas personas pensaban que el obelisco, sin las columnas a su alrededor, sería muy escueto.

Incluso el arquitecto de la obra Robert Mills era conocido por haber comentado que el monumento sin las columnas alrededor sería como “un ramo de espárragos”. Esta clase de críticas condujo a las personas a enviar sus propios diseños para ser tenidos en cuenta.

Tanto la Sociedad para el Monumento Nacional a Washington como el Congreso entablaron conversaciones de cómo se tenía que terminar el monumento. La Sociedad tomó en cuenta cinco nuevos diseños, alegando que el diseño de William Wetmore Story estaba a un nivel muy superior a los demás diseños. Debido a que transmitía un cierto gusto artístico y belleza.

El Congreso puso en discusión los cinco nuevos diseños al igual como el original de Mills. Mientras se tomaba la decisión final, la Sociedad dio permiso para seguir construyendo el obelisco. Finalmente, los miembros pertenecientes a la Sociedad desecharon la idea de añadir columnas, para que el obelisco cumpliera las proporciones clásicas egipcias.

Reactivación de la construcción al monumento a Washington

Reactivación de la construcción al monumento a Washington

La obra volvió a iniciar operaciones en 1879, bajo la dirección del teniente coronel Thomas Lincoln Casey perteneciente al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos de América.

Casey modificó los cimientos de la construcción diseñados a soportar el peso de la estructura el cual iba a ser de más de 40.000 toneladas. La Sociedad pudo usar las piedras conmemorativas que estaban acumuladas. Casey logró colocar 193 de estas piedras en las zonas interiores del monumento.

La construcción del Monumento avanzaba a pasos agigantados, puesto que el Congreso dotaba los fondos necesarios. En un período de tiempo de cuatro años terminó la construcción, con la colocación de la última piedra.

Tenía un peso de 2,8 Kilogramos y fue puesta el día 6 de diciembre del año 1884 durante la conmemoración de una ceremonia. Para esa época fue el mayor pedazo de aluminio moldeado. El monumento Washington abrió al público de una vez por todas el 9 de octubre de 1888.

Datos Curiosos Históricos del Monumento a Washington

Existen muchas curiosidades en torno al monumento de Washington antes y después de su construcción. A continuación, te nombraremos algunas curiosidades.

La construcción del monumento a George Washington no fue una idea aceptada por todos.

Actualmente George Washington es considerado un símbolo de orgullo patriótico nacional, pero en el siglo XIX no se tenía esa idea. El hecho es que construir un monumento en honor a George Washington se consideraba un hecho o insulto a los demócratas republicanos.

Las personas que favorecían a Thomas Jefferson sobre George Washington denunciaron tal hecho que se consideraban grosero y misteriosamente realista.

Duró más de 40 años finalizar la construcción del monumento a Washington

Transcurrió el tiempo donde se deliberó sobre en qué lugar construir el monumento, que diseño debía tener y si era una buena idea. Una vez se tuviera todo organizado se llegó a que se construiría un obelisco de piedra en el centro de Washington.

Si bien el diseño del obelisco se veía bastante simple, la estructura manifestaría cierta complejidad para el arquitecto Robert Mills y la “Sociedad del Monumento Nacional de Washington”.

Lo que originó que se tardará tanto tiempo en su construcción fue conflictos de ideología, falta de financiamiento, interrupciones por la Guerra Civil. Aunque se logra terminar la construcción en 1885, no fue tres años después que se inauguró al público.

Sabotaje en la Sociedad del Monumento Nacional a Washington aplaza la construcción

En 1855, la Sociedad de Monumento Nacional de Washington fue saboteada por un grupo activista anticatólico llamado KnowNothings. Este grupo se encargó de denegar y destruir las piedras que fueron donadas por el Papa Piux IX.

El sabotaje de KnowNothing generó que el apoyo financiero de los ciudadanos y del congreso fueran retirados. Tiempo después el control de la Sociedad del Monumento Nacional a Washington paso a forma parte nuevamente de los ciudadanos.

Primeras estructuras para el Monumento a Washington

Antes de que se decidiera el obelisco como símbolo representativo como monumento a Washington, surgieron varias primeras ideas. En las cual se encuentra una estatua ecuestre, donde se observará a George Washington montando un caballo.

Otra idea era construir una estatua que estuviera encima de una columna clásica griega. Como última opción, fue una propuesta hecha por el representante del Estado de Virginia sobre la construcción de un sepulcro dentro del Capitolio de los Estados Unidos.

Pero esta idea no fue aprobada, ya que la familia de Washington no le gustó la idea de que los restos mortales de este ilustre personaje fuesen trasladados de su sepulcro familiar a ningún otro lugar.

Se quería incluir una columnata en el diseño posterior del monumento a Washington

Después de que se aprobara el diseño del arquitecto Robert Mills, se consideró incluir una columnata como elemento llamativo.

La idea original de Mills, era rodear una torre con una columnata circular, donde estaría una estatua de George Washington. Este estaría sentando es un carro elegante y también se construiría aproximadamente 30 estatuas de personajes reconocidos de la Guerra Revolucionaria.

Sol Egipcio

El arquitecto Robert Mills, había puesto un sol alado. La idea de hacer parte este elemento egipcio en el diseño, era que simbolizaba la divinidad. Además, que estaba puesto en el marco de la puerta de la entrada al Monumento a Washington, siendo más significativo e imponente. Luego de mucho tiempo el sol se suprimió en el año 1885.

La parte superior del Obelisco era originalmente plana

Si bien actualmente el obelisco del monumento a Washington se reconoce por su parte superior puntiaguda, el hecho es que no era así inicialmente.

Originalmente Mills diseñó el obelisco para que tuviera su parte superior plana. En el año 1879 el diseño del monumento fue modificado con un vértice puntiagudo en la parte de arriba.

El ingeniero que construyó el monumento a Washington le solicitó al gobierno que se dieran café caliente a sus trabajadores

Después que muriera el arquitecto Robert Mills en 1855, el Coronel Thomas Lincoln Casey asumió el compromiso de concluir la construcción. Además, que para ese entonces él era designado como el jefe del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos.

Una de sus primeras solicitudes oficiales fue que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos suministraran café caliente a sus trabajadores. El Banco cumplió dicha solicitud.

Documentos Históricos se encuentran enterrados en el monumento a Washington

El día número uno de construcción, se colocó en los cimientos del Monumento a Washington una caja de zinc cuyo interior contenía objetos valiosos.

Algunos objetos se encuentran son: copias de la Constitución y la Declaración de Independencia, una Biblia, colección de monedas americanas, publicaciones del censo, entre otros objetos.

En las ceremonias de inicio de la obra asistieron invitados de gran renombre

Entre los 20 000 ciudadanos que asistieron para dar inicio a la construcción en el año 1848 se encontraba el entonces presidente James K. Polk.

También acudieron tres futuros presidentes de los Estados Unidos de América: James Buchanan, Abraham Lincoln y Andrew Johnson.

Otras personalidades como la ex primera dama Dolley Madison, la viuda de Alexander Hamilton, Elizabeth Hamilton y el ave nacional de los Estados Unidos: el águila calva.

El Monumento a Washington alguna vez fue la estructura más alta del planeta

El Monumento a Washington

Después de ser inaugurado oficialmente el 9 de octubre del año 1888, el Monumento a Washington ascendía a una altura de 169 metros.

El monumento gracias a su altitud se jactaba por ser la edificación más alta del planeta. No obstante, el Monumento a Washington le fue arrebatada dicha posición honorífica porque el 31 de marzo de 1889 fue inaugurada la Torre Eiffel, cuya altitud es de 300 metros.

Diferencia de color en el tercio inferior del Monumento a Washington

Como dato curioso, un tercio de la parte inferior del monumento presenta un color distinto al resto. Esto ocurrió luego de la reanudación de la obra tras la Guerra de Secesión, los encargados de la construcción no encontraron la misma piedra que fue utilizada, por lo que la apariencia externa del monumento cambió.

Horario de atención al público en Monumento a Washington

Si quieres visitar el Monumento a Washington y revivir la historia que aconteció antes, durante y después de su construcción, pues te mencionamos los horarios de visita.

El monumento se encuentra abierto todos los días del año, exceptuando el 4 de julio y 25 de diciembre. Durante los meses de verano el horario de apertura es de 9:00 am y se extiende hasta las 10:00 pm. El último tour por lo general se realiza a las 9:45 pm.

En lo que queda de año, el monumento a Washington está abierto hasta las 5:00 pm. Por lo general el último recorrido es a las 4:45 pm, 15 minutos antes de la hora de cierre.

La entrada no tiene ningún costo incluido, pero es indispensable tener un tiquete para acceder al monumento. Estos tiquetes se reparten todos los días a las 8:30 am y por lo general son para el mismo día.

¿Cómo obtener tickets para ver el monumento a Washington?

Los tiquetes son repartidos por orden de llegada y son para cualquier hora del día.  De tal manera que si tienes planeado visitar el monumento durante todo un día, cada persona puede reclamar un límite de hasta 6 tiquetes.

Las temporadas con mayor afluencia de personas, son en la época de verano y vacaciones.  Por esta razón las filas para obtener los tiquetes empiezan a las 7 de la mañana.

Cabe destacar que la página web de recreación del Gobierno estadounidense pone a disposición A todas las personas la posibilidad de reservarlos con anticipación. El importe monetario es de 1.50 dólares por persona.