Tal vez se podría pensar que en el estado de Alaska no hay demasiadas cosas que hacer en una visita furtiva. Ciertamente no hay un gran catálogo de actividades como en cualquier otro estado de la unión, pero muy cerca del centro de la ciudad de Juneau se puede conseguir un monumento natural que te dejara la boca abierta.

El glaciar mendenhall es un lugar de película, un sitio en el que se puede observar casi por completo el ciclo del agua. No es más que un gigantesco glaciar de leyenda, cuya estructura se ha visto mermada por el cambio climático. De este hecho dramático y peligroso han surgido las cuevas de mendenhall, una de las mayores atracciones naturales de toda Norteamérica.

¿Qué es el Glaciar Mendenhall?

Tal y como lo mencionamos antes se trata de un grandísimo glaciar ubicado en el estado de Alaska, EEUU. Con casi 20Km de largo y relativamente cerca del pueblo de Juneau, se considera una de las mejores atracciones turísticas del estado.

Pero ¿Por qué un simple glaciar llama tanto la atención de turistas de todo el mundo? Pues entre otras cosas por las Mendenhall Ice Caves, un lugar por el que el agua proveniente del derretimiento del hielo transcurre a modo de rio.

Es un lugar realmente majestuoso, que si bien no puede visitarse en todas las épocas del año recibe turistas cada vez que se puede. En la red circulan ampliamente las imágenes de estos canales o cuevas de agua que se forman por debajo de los glaciares.

Glaciar-mendenhall

Este mágico lugar debe su nombre a Thomas Corwin Mendenhall, un profesor y explorador local que hizo vida científica descubriendo parte de los misterios que rodean al glaciar. Su popularidad no hace más que crecer, aun mas por el hecho de por razón del calentamiento global se encuentra amenazado.

Lo que sucede en el verano

Los inviernos en Alaska son brutales, razón por la que los glaciares de la zona recuperan algo de densidad perdida en el verano. Cuando la época más caliente del año llega a la zona, el deshielo de las capas comienza y se suscita uno de los hechos más curiosos de observar.

A los pies del glaciar comienzan a fluir pequeños riachuelos de agua proveniente del deshielo, que con el paso de los días dan paso a la formación de grandes cuevas. Con ello se forman unas estructuras fantásticas, múltiples espacios amplios a los que se puede acceder.

Se trata de una especie de cavernas que se forman, no hechas de piedra sino formadas completamente por el hielo del propio glaciar. Son cuevas muy largas, de dimensionas variadas que incluso algunas de estas pueden recorrerse con ayuda de un kayak.

La hermosura del espectáculo natural no tiene comparación, ya que se trata de una de las poquísimas cuevas de hielo que hay en el planeta. El efecto provocado por el paso de la luz entre las capas de hielo es causa de que se formen colores impresionantemente vivos que cautivan a todos los visitantes.

¿Es seguro visitar las cuevas de hielo del glaciar Mendenhall?

Bueno, siempre cabe la posibilidad (lejana) de que la estructura completa ceda al peso y se derrumbe. Sin embargo, ten en cuenta que el monumento parque natural es administrado por las autoridades locales y federales que se aseguran de que el recorrido sea lo más seguro posible.

Más allá de ello, conocer el interior de las cuevas de hielo de Mendenhall implica recorrer diversidad de tramos de difícil acceso. El riesgo de sufrir algún golpe o caída está presente, aunque en general si se siguen las indicaciones de los guías te mantendrás completamente a salvo.

Visitar las cuevas de hielo del Glaciar Mendenhell

Glaciar mendenhall

En la época correcta del año (de julio a septiembre) es relativamente sencillo visitar este parque nacional así como las cuevas de hielo que se forman por debajo del glaciar. Hay que destacar el hecho de que no se puede acceder por cuenta propia, sino que hay que contratar un servicio de guía turística.

La primera complicación que se tiene que sortear es el hecho de que a Juneau solo puede llegarse en avión o en embarcaciones. No hay carreteras por las que se pueda acceder a la ciudad.

Una vez en la ciudad puedes contratar el ya mencionado servicio de guía, que te lleve por dentro del glaciar como lo deseas. Si tan solo quieres ver la gran masa de hielo por fuera puedes acceder por cuenta propia, eso sí con unos buenos crampones.

La excursión típica por dentro de las cuevas del glaciar tiene una duración media de unas 5 horas. El precio promedio suele rondar los 300 dólares, que incluye la presencia de guías e instructores de seguridad así como equipos de seguridad, para remar, para escalar, encuentros con la flora y fauna local y hasta refrigerios para aclimatarse.

Ten en cuenta que el largo recorrido amerita trayectos de caminatas, escaladas en hielo, en kayak e ingresar por espacios estrechos. Con todo y ello, es un viaje único que muy pocas personas en la faz de la tierra han visto o van a poder ver alguna vez.

Lo mejor del Glaciar Mendenhell

No hace falta siquiera entrar a las cuevas o pagar para apreciar la majestuosidad del enorme glaciar. El parque nacional ofrece algunas de las mejores panorámicas de toda América y el mundo. Pero por supuesto, lo mejor de todo está adentro de las cuevas.

Si no fuera por la buena cantidad de fotografías que los turistas se han encargado de tomar, sería casi indescriptible describir el interior de las cuevas. Un perenne azul turquesa en constante cambio de tonalidades es lo que puede observarse, a la vez que se observan todas las formas impresionantes e irrepetibles que el agua va tallando en el hielo.

Glaciar-mendenhall

La experiencia con el recorrido es extenuante en ocasiones, con suficiente frio como para congelarse fácilmente. La parte del kayak es especialmente esperada por los visitantes, así como los espacios de cuevas más vistosos para selfies y momentos que jamás se olvidaran.

¿Vale la pena visitar las cuevas del Glaciar Mendenhall?

Es más que recomendable conocer el impresionante trabajo de la naturaleza con algunas de las cuevas más hermosas del mundo. Durante el año hay una breve ventana de tiempo en la que puedes visitarlo, por lo que te conviene planificar tus gastos e itinerario con antelación.

Considera también que se trata de una estructura fuertemente amenazada por el cambio climático y la actividad del hombre. Quizá en menos tiempo de lo que se cree no será posible conocer el interior de uno de los glaciares más antiguos, hermosos y representativos del mundo.